Opinión sobre Unity y otros entornos de Escritorio

No soy ningún experto en usabilidad, por lo tanto no tengo ningún estándar o  métrica para evaluar un entorno de escritorio, pero llevo varios años moviéndome de un Sistema Operativo a otros, de  Escritorio en Escritorio. En base a eso, voy a dar una opinión respecto a Unity en el recientemente estrenado Ubuntu 11.10.

Previo

Para ser honesto, llevo bastante tiempo sin usar Linux como sistema operativo cotidiano. Desde principios de año solo usaba Windows por motivos de trabajo. Luego estuve más o menos desde abril usando Mac OS X, desde Snow Leopard (10.6) hasta ahora Lion (10.7). A pesar que logré instalar un triple-boot de Mac/Windows/Linux, no usaba este último porque no había un driver operativo para mi red inalámbrica (Broadcom bcm4331).

Antes de eso, era usuario habitual y fan de KDE 4.6, en un notebook Acer Aspire 4320. Con agrado logré acostumbrarme a sus detalles y personalizarlo a mi gusto. Incluso logré compilar e instalar el tema oxygen-transparent para KDE, logrando un look “de vidrio” en las aplicaciones, similar a la UI de Windows Vista/7 (lo reconozco, me gusta como luce). Con eso ya había superado un bug que apareció en alguna versión anterior de KDE que impedía usar las extensiones para transparencia y desenfoque (necesarias para lograr el efecto-vidrio).

Ahora, luego de lograr instalar Ubuntu 11.10 (ver nota al final), me llevé una grata sorpresa. Le instalé Ubuntu 11.10 a todos los computadores de mi casa, (desktop, notebooks y netbooks).

La Usabilida de Unity

Primeramente reafirmo una opinión anterior que había dado: Unity es un hibrído extraño entre el escritorio de Mac OS X y Windows 7, pero más similar a Mac. Por ese lado quizás vienen más las críticas. En lo personal, me acomoda.

Espacio en Pantalla

Me gusta la idea de aprovechar hasta el último pixel disponible del escritorio para las aplicaciones. Cuando uno está leyendo, navegando la web, programando o editando imágenes, es necesario contar con el mayor espacio en el escritorio que sea posible para la ventana de la aplicación. En la edición plasma-netbook de KDE, lo implementaron con la misma idea de Sugar, que consistía en correr las aplicaciones SIN bordes de ventana, lo cual ahorra el espacio que desperdicia la barra de título. Lo malo es que conmutar entre aplicaciones era incomodo desde el menú superior y lo peor: no todas las aplicaciones estaban pensadas para usarse sin bordes en las ventanas, provocando que ciertas ventanas, como las modales o de diálogo también se desplegaran a pantalla completa, o a veces se intercambiaran por la ventana principal, haciendo imposible cerrarlas y continuar trabajando en la aplicación.

En Unity lo lograron aplicando la idea de Mac OS X de usar un “menú global”, donde la aplicación expone su menú (los típicos “Archivo, Editar… Ayuda”) en la misma barra superior, según cual sea la aplicación activa. Recuerdo haber leído que incluso tuvieron que ayudar a los desarrolladores de los toolkits de Gnome y KDE para que las aplicaciones fueran compatibles con el menú global, y lo lograron. Si uno corre las mismas aplicaciones en otro escritorio (Gnome2, KDE4, …) el menú de las aplicaciones aparece dentro de la ventana de la aplicación como lo hacía normalmente. Personalmente, no me acomoda el menú global, considero que es mejor idea el estilo de Google Chrome, donde todo el menú de la aplicación está contenido en un discreto botón con un icono de llave de tuercas. Pero aun así prefiero tener el menú global que desperdiciar pixeles con un menú que prácticamente no uso nunca.

Lo otro destacable, es que las aplicaciones maximizadas, desaparecen la barra de título, fundiéndose en el menú global, ahorrando más pixeles de altura que son directamente aprovechados por la aplicación. Estupendo.

Barra de iconos de Unity

La barra lateral, me agrada. Tanto en Windows 7 (incluso XP), como en Mac OS X, terminé por determinar que la posición más cómoda para una “barra de iconos” (llámese Barra de Tareas, Dock, …) es en el costado izquierdo. Por defecto el Dock de Mac OS X reserva espacio inferior en la pantalla, pero se puede configurar para ocultarse automáticamente o ponerla en otro borde de la pantalla. En windows, la barra de tareas queda bastante cómoda a la izquierda, de tal modo que las aplicaciones puedan aprovechar la altura de la pantalla, el ancho no importa mucho en monitores wide-screen.

En mi caso, determiné que era mejor instalar algún “hack” que adelgazara la barra de tareas de Windows e instalar alguna aplicación “tipo Dock” que dejaría andando en el costado izquierdo. Para ello, usé Rocket Dock, salvo porque este no tiene un comportamiento muy cómodo por defecto. Tuve que instalar otra aplicación inútil solo para lograr que Rocket Dock se comportara como ventana “sticky” en el escritorio (que no desaparezca cuando hago click en “Mostrar Escritorio”) y otra más para reservar espacio para que quedara siempre a la vista, como el comportamiento del Dock de Mac.

Por otro lado, Unity tiene una combinación mucho mejor en su comportamiento. Está “siempre visible” si es que no hay ninguna ventana ocupando su espacio, y se auto-oculta en caso contrario. Se puede acceder a la barra pasando el puntero por el borde. Esto no es lo mismo que el Dock de Mac ni Rocket Dock.

Lo otro es que tanto Windows 7 como Unity adoptaron la idea de Mac OS X de usar el mismo icono en la barra para indicar una aplicación que está corriendo como para acceso directo a la aplicación. Lo positivo es que, en esta mezcla, es perfectamente posible entender la diferencia entre que aplicación está corriendo y cual no. Lo otro es que en los 3 sistemas se permite mantener un icono en la barra a partir de una aplicación que se haya lanzado por otra vía, permitiendo guardar en la barra los iconos de las aplicaciones que uno usa más frecuentemente, sin tener que entrar a editar alguna configuración, o copiar y arrastrar a mano como con el Quick Bar de Windows XP.

Área de Notificación de Unity

Punto a favor y punto en contra. La verdad es que son un clon evidente de la “menubar” de Mac OS X.

En contra podría decir que vienen deshabilitados, por defecto, los iconos de notificación (try-icons) de aplicaciones no-típicas. Esto fue evidente cuando intenté correr Wally en 11.04 y no pude hacer nada con la aplicación dado que esta corre totalmente desde un icono de notificación. Por suerte encontré como arreglarlo.

Detalles (positivos y negativos) de Unity

Aceleración Gráfica

Lo interesante y bonito de Unity es que funciona exactamente igual si el sistema soporta o no aceleración gráfica. Lo comprobé en un equipo de escritorio con un chip gráfico SIS que nunca tuvo soporte de aceleración, que incluso no corría bien ni KDE ni GNOME anteriormente. En ese equipo me había visto obligado a dejarlo corriendo con XFCE, ahora no hace ningún drama corriendo Unity.

Control de luminosidad del teclado

Creo que está clarísima la inspiración en Mac OS X. Unity es el único escritorio que (por ejemplo) soporta los botones de control de luminosidad del teclado retro-iluminado de mi MacBook Pro, incluyendo un control en pantalla que indica la cuantía de ese valor (igual que el indicador de volumen de sonido). Había leído que existe posibilidad, mediante parches y configuraciones esotéricas, activar esos botones del teclado, pero nunca lo hice. Lo positivo es que en Unity esto funciona out-of-the-box.

Tema de cursores de X11

Usando un herramienta en GUI para cambiar los cursores, noté como, a pesar que si los cambia, por alguna razón en Unity no cambia el cursor principal. Para ello, tuve que cambiar el tema predeterminado usando las alternativas de debian/ubuntu por consola.

Gestos multi-táctiles

No estoy muy seguro en que parte del sistema se implementó esto (llevo mucho tiempo sin estar al tanto de los cambios en Linux y particularmente en Ubuntu. Pero me lleve una gran sorpresa cuando intente hacer algo con 3 dedos sobre el touchpad (recordar que los Macbooks traen touchpads multitáctiles) y la ventana que tenia abajo del puntero reaccionó. En efecto, Ubuntu soporta gestos multi-táctiles.

Espero que en futuras versiones le saquen más el jugo. Mac OS X Lion se adelantó bastante en este sentido. Los gestos táctiles dede Ubuntu son muy básicos aun. Pero lo importante es que YA ESTÁN soportados, solo falta pulir.

Controles de Ventana a la izquierda

¿Alguna duda que es inspiración con olor a manzana? Ahora, analizándolo un poco más, es bastante coherente.

Por defecto, las notificaciones en escritorio aparecen arriba, a la derecha. Si fuera en otra esquina, molestaría mucho a las aplicaciones, dado que uno en general trabaja de arriba hacia abajo y de izquierda a derecha. Tiene sentido entonces que si yo quiero controlar la ventana (cerrarla, maximizarla, …) no me aparezca una notificación encima. Cabe recordar que el sistema de notificaciones de Ubuntu viene de mucho antes que apareciera Unity, incluso KDE y sus aplicaciones lo soportaban.

Ojala en Windows uno pudiera cambiar la posición de los botones de control de ventana, pero dado que en Windows no hay mucha coherencia entre las aplicacones y un sistema de notificaciones, no parece ser un tema prioritario. De hecho no tiene un sistema de notificaciones realmente útil aparte de los molestos globos, teniendo las aplicaciones que valerse de ventanitas popups propias. Aunque, si es que no lo sabía usted, existe un port de Growl para Windows. Hay varias aplicaciones y plugins para que algunas aplicaciones soporten notificar por Growl para Windows, pero lamentablemente muchas otras (como Windows Live Messenger) no son compatibles.

En KDE (3 y 4) se puede configurar kwin para mover los botones según uno quiera.

Aplicaciones que no funcionan

Ya comenté tuve un incidente con Wally. Esa aplicación la uso en Windows y Mac OS X para rotar aleatoriamente mis Fondos de Pantalla (wallpapers). En Linux no tenía la necesidad dado que KDE4 integra esa funcionalidad. En Unity y Gnome no se pueden rotar (por defecto) un directorio de wallpapers manteniendo sincronización con una carpeta en especial como si se puede con KDE4 o con Wally. Lo malo es que aún logrando activar el icono de notificación de Wally, este no intercambia los wallpapers en Unity (no se porque). Probé otra aplicación que hace lo mismo, Wallpapoz, la cual si permite cambiar el wallpaper desde la aplicación, pero no los gestiona como Wally. Si hay algún hacker leyendo esto y de casualidad le interesa el modding de escritorios, sepa que le estaré muy agradecido si encuentra el error en Wally con Unity, lo parcha y se lo manda a su desarrollador. Lo haría si tuviera tiempo, Wally tiene el código fuente libremente disponible y ya dí una pista: Wallpapoz funciona.

Conclusiones sobre Unity

De los pros y contras anteriormente expuestos, debo sacar un balance positivo. Lo único que realmente hecho de menos es rotar los wallpapers, pero eso no es funcionalmente relevante, menos considerando que el aprovechamiento del tamaño de la pantalla con aplicaciones maximizadas, me hace tender a casi ni ver fondo del escritorio mientras uso el sistema.

La crítica sobre si es un avance o retroceso en Usabilidad, respecto a (por ejemplo) Gnome o KDE se lo dejo a cada uno. Mi conclusión es que el paradigma de escritorio de KDE y GNOME es muy diferente del de Mac OS X y Unity, por lo tanto no podría compararse un “avance” o “retroceso” entre paradigmas distintos.

La tendencia clara de Mac OS X y por consiguiente Unity, la veo enfocada a “el escritorio móvil”, lo que es netbooks, notebooks (ultrabooks?) y tablets (touchpad y touchscreen).

En cambio, Windows 7, KDE y Gnome, están pensados para la motricidad fina del mouse y el teclado, es decir, el escritorio de un PC fijo.

 

Conclusiones sobre Ubuntu 11.10

Este post es una evaluación sobre los escritorios, pero se me hace relevante mencionarlo. Hay otros detalles de Ubuntu 11.10 que lo hacen realmente notable. Y creo que el más destacable es sin duda el Centro de Software: Es espectacular. También es una obvia “inspiración” en la Apple App Store, pero con sabor a Linux.

No lo digo porque sea una remodelación de un “Sypantic” donde uno buscaba por paquete. El Centro de software de Ubuntu sirve para buscar “por aplicación”, incluyendo aquellas que NO SON ni libres ni mucho menos parte de la distribución, como Opera y Skype. En esos casos, el centro de software avisa que para instalarlas, se requiere activar un repositorio adicional, dando la posibilidad de hacer esto con un click, pide los permisos correspondientes y listo… Skype se está instalando sin tener que bajarlo de una página, ni menos instalar cosas usando comandos por consola. Notable. Lo más cercano que había visto era el Click’n’Run de OpenSuse, pero es un proceso de más pasos y por lo tanto más lento.

Por otra parte, es EL MISMO centro de software el que permite instalar paquetes que uno quiera instalar por cuenta propia. Y finalmente, uno puede dejar todas las instalaciones que uno quiera hacer, en una cola de procesos de instalación, así no es necesario esperar que se instale una cosa mientras busco y marco otra para instalar.

A quien haya pensado e implementado estas ideas del Centro de Software de Ubuntu, lo felicito. En Serio.

Otro detalle importante fue la integración (al fin) de una aplicación “Configuración del Sistema” en Ubuntu, del tipo “Panel de Control” de Windows o “Preferencias del Sistema” de Mac. Este avance apareció antes en KDE4 con Kubuntu, pero hacía falta en la edición principal de Ubuntu.

Conclusiones sobre el triple-boot, con Ubuntu 11.10

Deberé dejarlo pendiente par otro post. Adelanto que no fue fácil y aun estoy investigando las causas de fondo, pero al instalar Ubuntu 11.04 o Ubuntu 11.10, usando el mismo procedimiento que hace meses usé con Ubuntu 10.10, destruí el boot de Windows sin razón aparente. Por esta razón debí instalar 10.10 y actualizar 2 veces de 10.10 a 11.04 y de 11.04 a 11.10. Una tremenda lata.

2 thoughts on “Opinión sobre Unity y otros entornos de Escritorio”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *